Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Qué provoca el agotamiento emocional y cómo combatirlo

Qué provoca el agotamiento emocional y cómo combatirlo

El problema del agotamiento emocional hace su aparición cuando sufrimos una sobrecarga por hacer un continuo esfuerzo que no quiere decir que sea laboral o físico, sino emocional o cognitivo por tratar de abarcar más de lo que podemos asumiendo responsabilidades, solucionando problemas o resolviendo conflictos.

Esto no es algo que ocurra de un día para otro, sino que va desarrollándose en el tiempo, poco a poco, de manera lenta, hasta que no podemos aguantarlo más y tocamos fondo, lo que nos deja metidos dentro de una profunda depresión que colapsa nuestra vida y que puede convertirse en un problema crónico.

Aunque este sea un trastorno mental, generalmente también incluye un alto nivel de fatiga física que genera una sensación de pesadez que dificulta el poder seguir adelante, lo que crea un círculo del que resulta muy difícil escapar.

Qué lo causa
La causa principal del agotamiento emocional se encuentra en una falta de equilibrio que se produce entre lo que damos y lo que recibimos, de manera que quienes lo sufren suelen ser personas que dan todo de sí mismas en su vida doméstica, en su trabajo, en sus relaciones o en otros aspectos de su vida.

Esto se da en aquellos ámbitos en los que se debe realizar un gran esfuerzo debido a su alta exigencia como el trabajo (en el que existe el riesgo de que nos despidan), la pareja (en la que pueden surgir dificultades serias) o en casa (donde cada uno de los miembros de la familia tiene sus problemas y necesita su porcentaje de atención).

Cuando una persona cae en el agotamiento mental es porque se dedica poco tiempo a sí misma y siente que no recibe el suficiente reconocimiento, afecto y atención, además de considerar que se espera que den lo mejor de sí mismas continuamente, como si no tuvieran importancia sus propias necesidades o como si fueran más fuertes que los demás y pudieran soportarlo todo.

Cómo combatirlo
Una de las maneras más lógicas de actuar contra el agotamiento emocional es a base de descanso, por lo cual es muy necesario que dispongamos de tiempo libre que dedicar a relajarnos y a estar tranquilos. las personas que más riesgo corren de sufrir agotamiento emocional son, por ejemplo, aquellas que trabajan durante larguísimos periodos sin tomarse vacaciones. Y esto es uno de los peores errores que podemos cometer porque la fatiga nos va a tumbar en un momento u otro. Por ello, cada cierto tiempo debemos tomarnos unos cuantos días durante los que desconectar y descansar.

Otra estrategia es cambiar nuestra actitud sobre las obligaciones diarias, de manera que nuestras responsabilidades tengan su tiempo, nuestro descanso el suyo, y también podamos dedicarnos a nuestros hobbies y actividades que nos gusta realizar.

Nunca debemos caer en el error de atarnos a la necesidad de rendir al máximo o de hacerlo todo perfecto.

Y, en último lugar, debemos sensibilizarnos sobre nosotros mismos y tomarnos un rato cada día para poder respirar y conectar con nuestro interior, algo imprescindible para comprendernos y conocernos mejor.

De lo contrario, antes o después no seremos capaces de seguir adelante.