Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Las 5 claves para que la autoestima sea mejor

Las 5 claves para que la autoestima sea mejor

Entre los problemas frecuentes que se encuentran las consultas de psicología se encuentran los relacionados con la autoestima, personas cuya autopercepción es negativa y no saben cómo hacer frente a diferentes situaciones.

Y a menudo la autoestima no es precisamente el motivo por el que acuden a la consulta, sino que lo son la depresión, la apatía o la tristeza que sienten, y que muy a menudo tienen su origen en la autocrítica por no tener una autoestima saludable.

La autoestima, como ya sabemos, es la valoración que uno hace de sí mismo, de cómo es y de la manera en que se comporta y actúa en las diferentes situaciones que encuentra. Y esta valoración es siempre personal, procede de los propios pensamientos, que son un lenguaje interno que nos habla de nuestra forma de ser, de actuar, de los sucesos que hemos vivido y de lo que podría ocurrir.

Cuando este lenguaje procede casi siempre de la negatividad, cuestionando lo que hacemos y cómo somos, la autoestima sufre un bajón considerable que lleva a sentirnos desanimados, apáticos y tristes.

Cuándo es baja la autoestima
Los síntomas de una autoestima baja son muy diversos. No son siempre los mismos, pueden darse varios de ellos, y si se dan todos la cosa es mucho más grave. La persona piensa de manera constante en las cosas negativas que le ocurren y en sus propias debilidades, se juzga todo el tiempo y/o se siente siempre evaluado por los demás, busca la aprobación de otros cuando tiene que tomar decisiones, siente culpabilidad por cosas que no son responsabilidad suya, le resulta difícil defender su posición, sus derechos o su opinión ante otros, tiene sensación de inferioridad o piensa que no merece las cosas buenas que le ocurren.

Cuando coinciden 3 o más de estos síntomas, hay que alertarse porque es posible que se esté pasando por una etapa de baja autoestima.

Cómo hacer que la autoestima sea más elevada
No se trata de algo tan difícil, pero tenemos que esforzarnos y dedicarle tiempo porque no va a cambiar de la noche a la mañana. Algunos consejos para entrenarla son los siguientes:

  • Defender nuestras opiniones y derechos, y saber decir NO. Cuando una situación nos causa ansiedad, lo mejor es afrontarla hasta que esa sensación nos abandone. Por eso hay que pensar en qué situaciones hacen que nos resulte complicado expresar o defender nuestras opiniones, y empezar a enfrentarnos a ellas a partir de la que nos causa menos ansiedad y de ahí pasar a la siguiente. La exposición a estas situaciones y el éxito al encararlas proporciona pensamientos positivos sobre nuestra manera de actuar, y con el tiempo la ansiedad irá disminuyendo.
  • Ser conscientes de las propias virtudes. No nos cansaremos de decirlo: tenemos que conocer nuestros defectos pero también nuestros puntos fuertes. Y para eso, se puede hacer una lista de aquello en lo que somos buenos, elegir uno de esos puntos de la lista cada día, y fijarnos bien en cómo se manifiesta durante ese día dicha cualidad.
  • Poner a prueba la negatividad. Nadie se para a pensar lo suficiente en si la opinión negativa que tienen sobre sí mismos es tan real o cierta. Tenemos que valorar esa opinión y buscar pruebas que confirmen o desmientan dicha valoración. Basta ya del “soy un desastre”, del “no sirvo para nada” o del “no hago nada bien.
  • Aceptar los defectos. Al igual que en el caso de las virtudes, ser consciente de los puntos débiles es algo que debemos aceptar. Y aceptarlos significa dejar de criticarlos o de valorarlos negavitamente todo el tiempo. No ayuda nada el analizarlos constantemente ni juzgarlos cada vez que salen a la luz. Y si eso ocurre, debemos distraernos de alguna manera para no pensar en ellos o echar mano de alguna técnica que ayude a alejar las preocupaciones.
  • Hacer ejercicio. Casi siempre aparece este consejo en las sugerencias para mejorar la autoestima, y es que el ejercicio ayuda a luchar contra la tristeza y la ansiedad y fomenta el cambio de los pensamientos negativos.