Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Las emociones básicas que se deben enseñar a los niños

Las emociones básicas que se deben enseñar a los niños

Desde el momento en que nacen, a los niños se les somete a un constante aprendizaje con el fin de que puedan (valga la redundancia) aprender más cosas cada vez y de manera más rápida. Se les enseñan letras y números, colores, lenguaje, y de ahí se pasa con el tiempo a las matemáticas y ciencias, idiomas o informática.

Toda esta cantidad de conocimiento e información son necesarias para cualquier ser humano, pero no son suficientes si no se desarrolla al mismo tiempo, y adecuadamente, el aprendizaje del autoconocimiento, de las relaciones, de cómo afrontar las numerosas y diferentes situaciones que hay que encarar a lo largo de la vida, y sobre todo cómo gestionar sus emociones y su comportamiento.

Las emociones son algo universal, que todas las personas tenemos, y que cobran una gran importancia en la comunicación con los demás. Las emociones positivas son las que tienen relación con el bienestar, mientras que con el malestar se relacionan las de tipo negativo.

Tanto las primeras como las segundas son muy valiosas y necesarias para el desarrollo personal.

No se puede evitar sentir emociones. Pero lo que sí que se puede es aprender la manera de gestionarlas adecuadamente, ya que influyen enormemente en nuestra conducta y pensamiento. Y para ello lo primero que hay que hacer es conocerlas.

Por eso, vamos a ver las 6 emociones que se consideran básicas.

  • Alegría. Es una sensación placentera que se da ante alguien o algo que resulta agradable. Esta emoción impulsa a la persona a actuar, y los ejemplos más claros en los niños se pueden ver cuando comen algo que les gusta mucho o cuando esperan para recibir los regalos de Navidad, del día de los Reyes Magos o de su cumpleaños.
  • Tristeza. Sentimiento de pena ante la idea de perder algo, ya sea una pérdida real o imaginaria. Así, los niños sienten tristeza cuando una mascota está enferma o cuando pierden uno de sus juguetes preferidos.
  • Miedo. Surge ante la inseguridad que se siente al anticipar un peligro que puede ser o no real, y se trata de una emoción orientada a sobrevivir que nos hace ser cautelosos y precavidos. El miedo surge, por ejemplo, al ser seguidos por un desconocido o al encontrarnos con un animal peligroso.
  • Ira. Es una sensación de rabia que sentimos cuando las cosas no salen como esperábamos y nos hace actuar para tratar de encontrar una solución. Ejemplos de ira en los niños son los enfados y rabietas que tienen cuando se les manda a la cama para dormir, se les pide que dejen de ver la televisión o se les ordena que limpien su habitación.
  • Asco. Esta sensación se da por el desagrado que produce alguien o algo, y uno de los ejemplos más comunes en los niños es el no querer comer alimentos que les producen este sentimiento.
  • Sorpresa. Asombro o desconcierto que se siente al ver algo nuevo que provoca el deseo de buscar respuestas a lo que es desconocido. Es una emoción que ayuda a desarrollar el interés, la curiosidad y la atención, y el deseo de explorar lo que resulta nuevo.

La habilidad para expresar de manera adecuada las emociones y gestionarlas correctamente es lo que se llama inteligencia emocional, y nos ayuda a tomar conciencia de las emociones propias, conocer las de los demás, y saber cómo regularlas. Esto tiene una gran importancia en primer lugar para saber encarar los retos que se presentan durante la vida, y en segundo lugar para protegernos del riesgo de caer en actitudes inapropiadas como la violencia o la adicción a las drogas.

Las capacidades propias de la inteligencia emocional se desarrollan mediante el aprendizaje y la experiencia. Nosotros mismos debemos ser conscientes tanto de las propias emociones como de las situaciones que las fomentan, y en cuanto a los niños tenemos el deber de ayudar a que conozcan sus sentimientos para que sepan identificar las distintas emociones y cómo gestionarlas.