Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

La adicción a las series: un problema ya existente

La adicción a las series: un problema ya existente

Para muchas personas, ver la televisión forma parte del pasado. Lo suyo ahora son las plataformas de streaming ya que pueden ver un amplio repertorio de series sin interrupciones, sin anuncios, en el idioma que quieran, cuando y donde deseen, y muy a menudo sin tener que esperar a que se emita el siguiente episodio.

Pero, como ocurre muy a menudo, no es oro todo lo que reluce, y cada día aumenta el número de personas que desarrollan adicción a las series. Y a pesar de que no está oficialmente reconocida como una patología, sí que se ha acuñado ya un término para definirla: Seriefilia. Las personas seriéfilas empiezan viendo un episodio y siguen con otro y otro más, sin darse cuenta ni de lo que ocurre alrededor ni de la hora que es.

Para muchos especialistas, meterse tan de lleno en las series puede causar daños. No sólo físicos debido al sedentarismo que puede provocar problemas de salud y obesidad. También pueden surgir problemas en la personalidad, actitud impulsiva, cambios en el estado de ánimo o pérdida de autocontrol.

La principal causa de la seriefilia puede ser la facilidad que existe actualmente para encontrar algo que queramos ver. Pero el aburrimiento o una escasa vida social también pueden ser responsables. Otra de las razones para que muchas personas se sumerjan tanto en las series es el estrés.

Sólo con un ordenador, una tablet o un teléfono móvil es posible acceder a cientos de series de una manera rápida. Y las series hacen que nos sintamos parte de la narrativa. Pero los posibles daños pueden ser más graves, desembocando en un funcionamiento cerebral anómalo que puede producir deterioro del funcionamiento diario del conocimiento cognitivo, y un aumento de la dopamina que hace que queramos seguir viendo cada vez más series. Esto afecta a los impulsos de la persona y a sus tareas diarias.

Por supuesto, la seriefilia se puede curar, y es tan fácil como dejando de ver series. O al menos, hacerlo con mucha menos asiduidad. Puede experimentarse síndrome de abstinencia, pero se puede combatir realizando actividades diferentes.

Leave a comment

Your email address will not be published.