Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Pasos básicos para poder gestionar la frustración

Pasos básicos para poder gestionar la frustración

La frustración es una desagradable respuesta emocional que surge cuando no alcanzamos una meta que nos habíamos puesto o cuando las cosas no salen como esperábamos. Este estado emocional tiene mucha relación con las expectativas, por lo que debemos ser capaces de esperar cosas o establecer objetivos que sean realistas y alcanzables en función de nuestros propios recursos.

Si nuestras expectativas son demasiado elevadas, podemos frustrarnos por tratar de alcanzar algo que es imposible. Así, una de las maneras de evitar caer en la frustración puede ser establecer metas menos ambiciosas y a corto plazo, sin olvidar que podemos encontrar baches o problemas que retrasen la consecución de nuestro objetivo.

Si esto último ocurre, debemos tener la capacidad de relativizar el fracaso y de tener paciencia para lograrlo en la próxima ocasión.

Gestionar la frustración está muy relacionado con el aprendizaje a tolerar emociones como la angustia, la tristeza o la ira. Si nuestro control emocional es el adecuado, podremos enfrentarnos mejor a las situaciones adversas y no frustrarnos demasiado.

Qué aspectos influyen en la niñez para la futura gestión de las frustraciones
Desde la infancia, se puede comprobar que cada niño es diferente, que unos muestran más inquietud y otros son más sociables… y también que otros tienen una mejor tolerancia a la frustración. Pero como ocurre con otras habilidades, esta tolerancia puede aprenderse desde una edad temprana.

Todos sabemos que algunas veces nos frustraremos por grande que sea nuestro esfuerzo, por lo que es muy importante que desde la niñez los padres y las personas encargadas de la educación del pequeño reconozcan y validen sus emociones al enfrentarse a la frustración, para a continuación ayudarles a encontrar soluciones. Así, cuando sean adultos tendrán una mejor capacidad para encarar más adaptativamente este sentimiento.

La gestión de la frustración en personas que tienen enfermedades mentales
Todos podemos tener baja tolerancia a la frustración, ya que está muy relacionada con el aprendizaje durante nuestra vida. Pero hay que destacar que es probable que las personas con alguna clase de trastorno psicológico tengan un umbral de tolerancia más bajo, ya que los problemas psicológicos suelen tener asociadas ciertas creencias irracionales, así como grados de perfeccionismos que hacen que alcanzar objetivos resulte más difícil.

Leave a comment

Your email address will not be published.