Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

La hiperactividad, algo más que cosas de niños

La hiperactividad, algo más que cosas de niños

Aunque hasta hace un tiempo se creía que la hiperactividad o TDAH era un trastorno que desaparecía tras la etapa de la niñez, ahora se sabe que esa afirmación no es cierta. Este trastorno puede pasar por varias etapas, y aunque es más habitual que se de en niños que en adultos, se puede alargar en el tiempo llegando hasta la adolescencia y la vida adulta, con los síntomas y problemas que lleva asociados.

Hiperactividad en niños
En la edad escolar, los niños afectados por la hiperactividad son entre el 3 y el 7%. En esta etapa es habitual tener problemas sociales y académicos, con notas bajas en los exámenes, repeticiones de curso y con dificultad a la hora de aplicar conocimientos a tareas personales o escolares.

De los niños cuya hiperactividad no se ha tratado, entre el 50 y el 60% son expulsados en clase y al llegar a la adolescencia entre el 10 y el 30% abandona los estudios o no termina el bachillerato. Sólo el 5% logra terminar una carrera universitaria.

A pesar del bajo rendimiento académico que provocan los problemas de aprendizaje asociados al TDAH, se ha comprobado que quienes lo padecen son tan inteligentes o más que la media.

Los problemas sociales y de comportamiento también se dan en un porcentaje elevado, cuya causa principal es la manera en que interactúan con ellos o les juzgan las otras personas. Para algunos niños, uno hiperactivo puede resultarles molesto y ruidoso, sintiendo antipatía hacia él y rechazándole. En los adultos, la manera de tratarles suele ser más controladora, invasiva y autoritaria que cuando tratan con niños sin TDAH.

Esa es la razón de que, aunque no se trate de niños agresivos o desobedientes, debido a sus características experimentes experiencias interpersonales negativas que pueden generar problemas sociales en un futuro.

TDAH en adolescentes y adultos
Aproximadamente entre el 50 y el 80% de los niños con hiperactividad siguen teniendo los problemas del trastorno durante la adolescencia. Este trastorno puede disminuir en un alto porcentaje de casos, pero el seguimiento llevado a cabo a personas que lo padecían hasta su edad adulta mostró que un amplio porcentaje continuaba manifestando conductas antisociales, problemas emocionales, deterioro en las relaciones sociales, autoestima baja, desventaja laboral o académica, depresión e incluso adicción a drogas.

Muchos adultos con hiperactividad trabajan y gozan de independencia económica, pero a pesar de ello tienen una vida laboral inestable y su posición profesional es más baja.

De no tratarse adecuadamente el TDAH, este trastorno puede afectar negativamente a la seguridad y la salud de la persona, ya que quienes sufren este trastorno tienen más lesiones accidentales y problemas de salud que otras personas. Por ejemplo, el porcentaje de accidentes de tráfico en conductores jóvenes con TDAH es del 57%, mientras que en el resto es del 39%.

Leave a comment

Your email address will not be published.