Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

La soledad y su relación con el riesgo de padecer demencia

La soledad y su relación con el riesgo de padecer demencia

Cuando se analizan los factores de riesgo que pueden llevar a padecer demencia, generalmente se consideran como tales los factores genéticos, la edad, e incluso se incluye en ellos la comida basura. Pero, tras un estudio, se comprobó que la soledad es otro factor muy a tener en cuenta a la hora de considerar las probabilidades de sufrirla.

El impacto que tiene en la salud el aislamiento social y la soledad (no estar casado o no tener pareja, tener pocos amigos y escasa interacción social, o vivir solo) no ha sido estudiado en profundidad a pesar de que se hayan llevado a cabo investigaciones al respecto. Eso fue lo que llevó a un grupo de investigadores de los Países Bajos a analizarlo, ya que cada vez es mayor el número de personas mayores y divorciadas, así como el número de personas que se encuentran aisladas socialmente o que viven solas.

El Amsterdam Study of the Elderly, organización de dicho país que realiza un seguimiento en personas mayores con el fin de estudiar la demencia, eligió a 200 personas mayores (hombres y mujeres) para realizar un estudio que duró tres años. Ninguno de ellos mostraba signos de demencia al inicio, y todos vivían en sus domicilios. Del total de los participantes, el porcentaje de personas que decían sentirse solas era menos del 20%, el 46% vivían solas, y el 75% no contaba con ningún apoyo social.

Tras esos tres años se realizó una evaluación a las personas que participaron con el fin de evaluar su salud mental, así como su capacidad física y para hacer las tareas cotidianas. Así mismo, se llevaron a cabo pruebas para detectar síntomas de demencia y se les preguntó si se sentían solas.

La evaluación constató el factor de riesgo para desarrollar demencia que supone la soledad, ya que en las personas que se encontraban solas era 2,5 veces más probable padecerla que en el resto. A nivel de porcentajes, el 5,7% de las personas que no se describían como solitarias desarrollaron esta enfermedad, mientras en el caso de las personas solitarias el porcentaje era de un 13,4%.

Además, el control de otros factores llevó a otras conclusiones:

  • En las personas que no vivían solas, el 5,6% de ellas desarrolló demencia. En las personas que vivían solas este porcentaje era de casi el doble, 9,3%.
  • En personas viudas o solteras había entre un 70 y un 80% más de probabilidades de padecer demencia que en las personas casadas.
  • Las personas que contaban con apoyo social tenían el doble de riesgo de desarrollar la demencia que las que contaban con ninguno.

Leave a comment

Your email address will not be published.