Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Consejos para tener pensamiento positivo

Consejos para tener pensamiento positivo

El ser humano siempre ha querido lograr el bienestar emocional. Y para muchos, la manera de lograrlo es pensar en positivo. Si nos vemos abrumados por pensamientos pesimistas, en los que todo lo vemos malo u oscuro, tenemos que estar alertas porque son señales que nos avisan del control que los pensamientos negativos están ejerciendo sobre nuestra mente.

Así que debemos ponernos manos a la obra y trabajar para plantarles cara y bloquearlos. Y esto puede hacerse siguiendo una serie de consejos.

  • Evitar la crítica y la queja constante. De lo contrario, sólo lograremos que las emociones y pensamientos de tipo negativo se sucedan y lleguen cargados de juicios, inconformismo y reproches. Esto, además de no ser nada constructivo, nos lleva a un círculo vicioso de negativismo. Si en algún momento la incomodidad o la tristeza acerca de una situación se apoderan de nosotros hay que parar un momento, ser conscientes de los pensamientos que se desarrollan en nuestra mente, y sonreír. Un acto tan simple como ese disminuye la negatividad y hace que eliminemos una buena parte de tensión corporal. Obviamente esto no se puede hacer de un día para otro, pero el cerebro tiene una gran capacidad de adaptación. En lugar de preocuparnos, debemos hacerlo y cuando nos demos cuenta el optimismo se habrá asentado en nosotros y desaparecerá el bloqueo emocional.
  • Ignorar las lamentaciones, los comentarios con mala intención y los rumores. Debemos centrarnos no en lo que interpretamos, sino en lo que directamente escuchamos, y dar prioridad a las cosas que nos hacen sentir bien, para librarnos de la negatividad.
  • Los pensamientos son percepciones de la realidad. Y muchas de estas percepciones desaparecen o cambian cuando dejamos de buscar incomprensión o de lamentarnos.
  • Nuestras emociones y pensamientos son libres. Y nosotros somos los responsables de cómo nos sentimos, ya que somos nosotros los que los elegimos y, por tanto, los que no debemos permitir que los demás afecten a nuestras emociones.
  • Centrarnos en los problemas que tienen solución. Lamentarse y preocuparse por aquello que no tiene arreglo sólo hace que seamos presa del malestar emocional.
  • Quitarle importancia a las pequeñas cosas. Los enfados son uno de nuestros peores enemigos.
  • Tratar de tener paz, serenidad y silencio interior. Si nos encontramos agobiados o abrumados, debemos relajarnos, prestar atención a nuestra respiración y dejar fluir los pensamientos sin tratar de controlarlos ni rebelarnos ante ellos. En su lugar, hay que dejar que se vayan y centrarnos en la respiración o en cosas que nos resulten agradables. Si escuchamos a nuestro cuerpo, controlaremos las emociones de tipo negativo.
  • Vivir el presente. El futuro aún no ha llegado, no podemos adivinarlo o conocerlo, y el pasado no puede cambiarse. Por tanto, viviendo el presente dejaremos de lado la ansiedad por el futuro o el rencor por el pasado. Hay que vivir el día a día, el aquí y ahora, y hacer que valgan la pena.

Leave a comment

Your email address will not be published.