Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Cómo aumentar la confianza en tí mismo

Cómo aumentar la confianza en tí mismo

En todo desarrollo personal uno de los puntos más importantes que hay que trabajar es la confianza en uno mismo, que es lo que hará que podamos aspirar a cualquier cosa que vayamos a realizar con las mayores expectativas y deseos de que las cosas vayan lo mejor posible.

¿Y quién no querría tener más autoconfianza? Muchas personas van al gimnasio para estar en mejor forma, compran ropas o vehículos caros, se cambian el peinado… con el objetivo de tener más confianza y creer que valen más como personas.

Pero la verdadera confianza parte de la identificación del origen de las propias inseguridades, ya que nadie sabe cómo asustarnos mejor que nosotros mismos. Somos nosotros los que nos autolanzamos mensajes de tipo negativo como “soy un desastre”, “ya lo he vuelto hacer”, “qué patoso/patosa soy”… Somos capaces de no creernos lo que está diciendo un político en televisión (y menudo tenemos razón), o que un equipo gane una final limpiamente, pero a esa voz interior que nos manda esos mensajes sobre nosotros mismos le damos toda la credibilidad.

Pero una cosa es que estemos convencidos de eso que nos decimos a nosotros mismos, y otra muy diferente que eso sea cierto.

La falta de confianza es un compañero de viaje nefasto que nos hace quedarnos paralizados e impide que intentemos siquiera luchar por lo que queremos. El resultado es que nos quedamos dentro de una zona de confort que resulta ser demasiado pequeña.

Algunos consejos para confiar más en nosotros mismos

  • Siempre tenemos que ser nuestro mejor amigo. Así que vamos a hablar con nosotros mismos de nuestros logros o nuestros fracasos para mantener los primeros y solucionar los segundos.
  • Destacar SIEMPRE lo positivo. Puede que loa situación parezca negativa y muy oscura, pero siempre se puede sacar algo positivo que nos ayude a aprender.
  • Arriesgarnos sólo lo necesario. Cuando sea necesario, no hay que tenerle miedo al cambio o a arriesgarse, porque eso forma parte de la madurez.
  • No hacer caso a lo que piensen otros. Si lo que alguien tenga que decir va a provocar que cambiemos nuestra manera de ser o de pensar, debemos ignorarlo.

Leave a comment

Your email address will not be published.