Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

El embarazo, época de altibajos emocionales

El embarazo, época de altibajos emocionales

Si preguntáramos a cualquier persona cuál es el estado de ánimo y el sentimiento principal ante un embarazo, no dudarían en responder que es la felicidad. Y es que la alegría, la ilusión y la felicidad son los sentimientos que primero se nos pasan por la cabeza cuando pensamos en el embarazo e incluso las personas que tiene la mujer embarazada alrededor no piensan que no se puedan sentir dichas emociones.

Pero hay casos en que la futura madre no se siente de dicha manera sino ansiosa, irascible, confusa, triste, angustiada, asustada o incluso deprimida. Y entonces no sólo no la entienden muchos de sus allegados, sino que tampoco se entiende ella misma.

Lo cierto es que en el estado de ánimo que se tiene durante el embarazo entran en juego muchos factores, que son los que provocan los cambios de humor de la futura madre no sólo en los meses que dura la gestación sino también en los momentos previos al parto y los meses siguientes. Y hay algunos factores que son incontrolables, lo que condiciona una parte del problema ya que esta falta de control puede provocar también miedo, incertidumbre, inseguridad y hacer que se sienta indefensa.

Algunos de estos diferentes factores, que provocan alteraciones en el estado de ánimo y e impoden vivir el embarazo de una forma placentera y tranquila, son…

  • La expectativa que la embarazada tiene.
  • Si se trata de un embarazo deseado o no.
  • Si se ha tardado tiempo en lograr el embarazo por haber estado queriendo tener un hijo.
  • Los síntomas físicos, especialmente en el primer trimestre que es cuando se tienen más miedos y síntomas.
  • Las complicaciones o los riesgos que puedan existir.
  • El entorno social y los cuidados y muestras emocionales que éste le da a la futura madre.
  • Características psicológicas que la embarazada ya tuviera antes de la gestación, como si es una persona pesimista o propensa a la ansiedad.
  • El aspecto físico de la futura madre cambia durante estos meses, y no todas las mujeres lo asumen de la misma manera.
  • El miedo al parto o a las posibles complicaciones que pueda tener el mismo.
  • El temor al periodo post parto, al cambio que se va a producir y a la responsabilidad que va a traer.
  • La sensación de culpabilidad que puede producir el no vivir el embarazo con la felicidad que se esperaba.
  • La inestabilidad emocional que se produce al alterar las hormonas los neurotransmisores del cerebro, que hacen que la futura madre sea más emocional y menos racional.

¿Qué se puede hacer para evitar que estos factores afecten al estado emocional y provoquen intranquilidad y ansiedad?

  • Asumir que las variables fisiológicas del embarazo son algo que es difícil y en ocasiones imposibles controlar.
  • Tratar de desarrollar la tolerancia a la frustación y la aceptación.
  • Autocuidarse. Las técnicas de relajación pueden ser una gran ayuda en este periodo.
  • Hablar de las preocupaciones con las personas allegadas o con el ginecólogo o médico en quien confían.
  • En caso que las emociones desadaptativas y negativas se alarguen en el tiempo y dificulten el curso del embarazo, buscar la ayuda de un profesional.

Todo esto no sólo ayuda a vivir el embarazo con mejor ánimo, sino que también benefician al bebé dado que aunque la influencia de las emociones de la madre en el feto es algo conocido, no se saber la intensidad y proporción en que lo hacen, ni tampoco la manera en que pueden condicionar emocionalmente al futuro hijo.

Leave a comment

Your email address will not be published.