Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Cuáles son las emociones positivas más importantes

Cuáles son las emociones positivas más importantes

Después de varios años de investigación, la Doctora en Psicología estadounidense y ganadora del prestigioso galardón Highest templeton prize in Positive Psychology Barbara Fredrickson describió diez emociones positivas principales que afectan de manera directa a nuestro bienestar.

Estas emociones son las siguientes:

  • Alegría. Ocurre de manera instantánea, cuando estamos en un ambiente que nos resulta seguro y familiar. Surge en los momentos que podemos considerar perfectos o ideales (como rodeados de personas que apreciamos o recibimos una sorpresa agradable) y nos hacen sentir que todo va como debería y estamos donde tenemos que estar.
  • Gratitud. Esta sensación se da cuando consideramos que alguien (amigo, familiar, vecino, profesor…) ha hecho por nosotros más de lo que debía. La sensación de gratitud abre el corazón y, al mismo tiempo, genera reciprociddad genuina que nos lleva a querer hacer algo por esa persona que tanto ha hecho por nosotros.
  • Serenidad. También se da en ambientes familiares y seguros, como ocurre con la alegría, pero de manera más sutil y relajada, y surge cuando somos completamente conscientes de lo que estamos viviendo.
  • Interés. Este estado elevado se da cuando algo que es nuevo nos llama la atención, nos provoca curiosidad y fascinación, y nos inspira. En ocasiones, el interés pone ante nosotros una serie de retos nuevos que ayuda a mejorar nuestras habilidades, lo que nos hace sentir vigorizados, despiertos y vivos.
  • Esperanza. Aunque generalmente las emociones positivas surgen en ambientes familiares y seguros, toda regla tiene su excepción y en esta la excepción es la esperanza, que surge cuando se está pasando por un momento adverso o difícil, iluminándonos y reforzando la creencia de que las cosas pueden cambiar y ser mejores.
  • Orgullo. Esta emoción está catalogada como “emoción de autoconciencia”, y a menudo se confunde con aspectos negativos como la soberbia. Pero si el equilibrio entre el orgullo y la humildad se mantiene, sirve para reconocer los propios logros que hemos obtenido con trabajo duro y esfuerzo genuino.
  • Diversión. Encontramos esta emoción en todo aquello que nos entretiene, que nos recrea y que nos hace reír. En ocasiones aparece espontáneamente, y ayuda a mejorar o cambiar nuestra perspectiva.
  • Inspiración. Esta emoción es un soplo de aire fresco que pone en marcha nuestra motivación, creatividad, imaginación, y nuestra mente. Cuando estamos inspirados nuestra atención se mantiene viva y reconforta nuestro corazón.
  • Asombro. El asombro surge cuando somos conscientes de que estamos algo mucho más grande que nosotros mismos. Podemos sentirlo al contemplar el cielo estrellado, ver un amanecer o tener en nuestros brazos a un bebé recién nacido. Son momentos de belleza que nos dan una dosis extra de energía.
  • Amor. De todas las emociones positivas, puede ser la que se da con más frecuencia y suele abarcar todas las que ya hemos mencionado. Con el amor, la reacción del cuerpo hace que los niveles de progesterona y oxitocina se incrementen y eso hace que al mismo tiempo el nivel de estrés descienda y la sensación de bienestar sea mayor. Algo que, sin ninguna duda, mejora la calidad de vida y la salud.

Cómo cultivarlas
Para cultivar las emociones positivas, se puede comenzar analizando cuáles son los tipos de acciones y pensamientos que nos las provocan. Así, teniéndolos claros, podemos utilizar esos pensamientos y acciones cuando necesitemos sentirnos bien, calmados.

Otra opción es guardar en nuestro ordenador, teléfono móvil o tablet una serie de archivos (libros, citas célebres, música, o fotos de lugares, momentos vividos o personas a las que queremos) que nos hagan sentir emociones positivas y ayuden a modificar para mejor nuestro estado emocional.

Leave a comment

Your email address will not be published.