Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Trastornos del invierno: fobias, depresión y TOC

Trastornos del invierno: fobias, depresión y TOC

Cuando llega el invierno y los días fríos, tendemos a pasar más tiempo sin salir de casa. Esto en ocasiones es causa de tristeza y depresión, además de que el invierno es una estación en la que aparecen o se agudizan ciertos trastornos mentales que afectan a más del 10% de la población.

Y según ciertos estudios, en aquellos países en los que el clima es más cálido y los inviernos son más llevaderos, la gente suele sentirse más feliz. Sólo hay que comparar el estado de ánimo habitual en una persona que vive en Siberia con el de una que vive en las islas Canarias.

Pero debemos hacer todo lo posible para que los días más fríos no nos afecten en exceso, nos provoquen tristeza o nos hagan desarrollar depresión. Especialmente si ya hay algún otro problema que nos afecte desde antes. Así, podremos evitar trastornos que podrían surgir y hacernos el invierno más duro.

Fobias comunes durante los meses invernales
Entre los trastornos que surgen habitualmente durante el periodo más frío del año se encuentran ciertas fobias como:

  • La Queimafobia. Se trata del miedo irracional al frío. Es obvio que con la llegada del invierno este trastorno se vuelve más agudo y las personas afectadas sienten terror a pasar frío y, sobre todo, a sufrir hipotermia. Las personas afectadas por este trastorno tienden a abrigarse excesivamente, lo que de todas maneras les hace sentir malestar, o a encerrarse en casa sin salir casi para nada y sin tolerar el más mínimo soplo de aire. Como ocurre con la mayoría de las fobias, quienes la padecen admiten este miedo pero no pueden controlarlo, y sienten ansiedad en cuanto se ven expuestos a temperaturas frías.
  • La Astrafobia. Con este nombre se denomina al miedo irracional a las tormentas, que es más intenso en los inviernos en los que llueve con asiduidad. Este terror irracional no sólo afecta a la persona durante una tormenta, sino también cuando se anticipa la llegada de una.
  • Nosofobia. Este es un trastorno que se puede dar perfectamente en cualquier época del año pero en especial se da en invierno. Se trata del miedo a caer enfermo, algo que en los meses invernales es más habitual. En una estación en el que mucha gente tiene gripe o padece algún tipo de enfermedad contagiosa, la nosofobia se vuelve más intensa en esta estación. Las personas afectadas no sólo sienten temor a ponerse enfermas, sino también a tener que ver al doctor porque tratan de evitar “convertirse en pacientes”.

Trastorno Obsesivo Compulsivo y depresiones
En las personas que tienen Trastorno Obsesivo Compulsivo relacionados con el contagio de enfermedades o con la limpieza, el trastorno se intensifica en esta estación, llegando a lavar la ropa nada más llegar a casa, lavarse las manos todo el rato para deshacerse de gérmenes, o dejar de dar la mano a otras personas. Este comportamiento está destinado a minimizar la ansiedad que desencadena su trastorno.

En cuanto a las depresiones, las estadísticas indican que el invierno es el mes de las depresiones por excelencia. Estas se mantienen o se incrementan en primavera en aquellas personas que no solucionaron sus problemas. Los índices de depresión más altos (e incluso de suicidios) suelen darse en Diciembre.

Cómo hacer el invierno más llevadero
El invierno no sólo agudiza fobias, trastornos y enfermedades. También afecta al estado de ánimo de manera que dejamos de hacer cosas que solemos hacer el resto del año y tendemos a aislarnos más. Ese aislamiento y cambio de comportamiento habitual también influye en el humor y el estado de ánimo. Por tanto, para que el invierno sea menos duro, se recomienda:

  • Verse con los amigos o familiares ya sea en una casa, en un restaurante, o en un bar. Es decir, no limitarnos a comunicarnos sólo mediante la tecnología.
  • Abrir las cortinas de casa para que entre el sol, así como ventilar las habitaciones abriendo un poco las ventanas.
  • No abusar de los carbohidratos, y tomar comida sana.
  • Dormir adecuadamente.
  • Aprovechar los días en los que haya sol para hacer cosas al aire libre.
  • Leer o escuchar música alegre.
  • Evitar lugares oscuros o de ambiente lúgubre.

Leave a comment

Your email address will not be published.