Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Resolver problemas de pareja de forma inteligente

Resolver problemas de pareja de forma inteligente

Todas las parejas tienen peleas, problemas y malos momentos alguna vez. Es totalmente normal en la vida en común de las parejas. Pero los problemas se solucionan de una u otra manera en función de cómo se encare la situación.

No sólo es normal en una pareja discutir, y las discusiones incluso pueden ser enriquecedoras y no suponer un riesgo para la relación si son capaces de enfrentarse al problema de forma inteligente y teniendo una buena comunicación. De hecho, esto puede hacer que la relación se fortalezca y la pareja esté más unida.

Parejas que no resuelven sus problemas Vs parejas que lo hacen de manera inteligente
En las parejas que no tienen claro cómo deben enfrentarse a una discusión o un problema, las discusiones y la necesidad de huir se vuelven habituales, así como el resentimiento que se guarda dentro a veces por algo que la otra persona hizo dijo y que puede quedarse dentro incluso durante muchos años.

En estas parejas las peleas suelen ser más habituales y los enfados durar más tiempo. Esto enfría tanto la relación y daña tanto la confianza que la pareja pasa a ser nada más que dos personas que sólo comparten una cosa: el apartamento en el que viven.

En cambio, cuando una pareja sabe resolver un conflicto de forma inteligente, es porque han sido capaces de desarrollar la habilidad de:

  1. Encontrar el problema
  2. Resolverlo juntos.
  3. Dejar que la herida cicatrice y se vaya para siempre.

Estas parejas no se echan cosas en cara, se culpan o tratan de tener la razón a toda costa, sino que cuidan de la relación y también el uno del otro.

Claves para resolver los problemas de forma inteligente
¿Cómo hacen algunas parejas para enfrentarse a los conflictos de manera inteligente? La respuesta está en cuatro claves:

  • Comunicación. Es necesario poder hablar de los problemas en el momento en que suceden, sin esperar, pero con calma, sin actitud negativa, y evitando dañar al otro. No debemos culpar, recriminar ni amenazar.
  • Saber establecer acuerdos. cuando el problema se ha solucionado con diálogo y comunicación, hay que establecer reglas que eviten que se repitan los conflictos, queden resentimientos, o la situación se repita.
  • Tener capacidad de negociación. Todos sabemos que la comunicación es algo fundamental y que se debe dar con igualdad. Por eso, los acuerdos que comentamos en el punto anterior deben establecerse negociando, y nunca como una imposición. Y los únicos que deben llevar a cabo dicha negociación son la pareja, excepto si hay un especialista al que ambos han decidido solicitar ayuda.
  • Mantener el respeto. Dejando de lado cuál sea el problema, lo grande que sea, o el motivo, algo que siempre debe estar presente es el respeto a la otra persona, sin olvidar nunca el amos que sentimos hacia ella.

Leave a comment

Your email address will not be published.