Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

No es lo mismo el enamoramiento que el amor

No es lo mismo el enamoramiento que el amor

Que enamorarse y amar son cosas diferentes es algo que en principio puede parecer bastante obvio. El psicoanalista Erich Fromm lo explica en su libro “El Arte de Amar”, pero hay personas para las que ambas cosas tienen el mismo significado.

Las personas nos enamoramos en el momento en que conocemos a alguien que nos atrae y por esa persona tumbamos las barreras que levantamos ante otras, compartimos nuestros sentimientos y pensamientos íntimos, y sentimos que hemos encontrado a alguien con quien por fin conectamos de verdad.

Esta es una sensación de lo más placentera que cambia la química de nuestro cuerpo, haciendo que se produzcan y liberen endorfinas, y esto nos hace sentirnos en un estado de felicidad y buen humor durante todo el día. Al mismo tiempo, al enamorarnos vemos a la otra persona como alguien maravilloso, perfecto y carente de defectos.

Y es ahí donde encontramos la diferencia entre el enamoramiento y el amor. Porque comenzamos a amar una vez dejamos de estar enamorados. Amar implica conocer a la otra persona no sólo con sus virtudes sino también con sus defectos, y saber ver las ventajas, inconvenientes, puntos buenos y puntos malos de la relación.

Con esto no decimos que enamorarse no sea bueno, ya que es una experiencia maravillosa, pero es sólo el principio. Existen personas que son adictas a enamorarse, y cuando ese momento especial inicial se termina y conocen los defectos del otro, viendo que no es tan perfecto como parecía, también termina la relación.

Pero aunque nos hayan dicho tantas veces que el amor es ciego, lo cierto es que el verdadero amor no lo es, sino que es comprensivo y tolerante. Cuando amamos de verdad podemos ver los defectos de la otra persona y aceptarlos, así como ayudar a nuestra pareja a superar eso que no hace tan bien. Al mismo tiempo, la otra persona también hace lo mismo.

El verdadero amor se basa en la realidad, y no en historias de princesas y caballeros. No existe la persona perfecta, y todos tenemos diferencias y discutimos, incluso las parejas que parecen ideales. El verdadero amor sabe encontrar ese equilibrio necesario entre los aspectos malos y buenos de nuestra pareja.

Y a pesar de que hayamos oído a muchas personas decir que no pudieron evitar enamorarse, es una decisión consciente.

El verdadero amor no surge de la magia, ni de la suerte, ni de una fuerza superior que rige nuestro destino. Podemos admirar a una persona, desear una relación con ella, pero no amarla. El amor surge cuando damos y recibimos, convivimos con la otra persona, y compartimos intereses y sueños comunes. Y también podemos amar y no ser correspondidos por la otra persona.

Por ello, podemos decir que:

  • No es lo mismo el enamoramiento y el amor.
  • Amar es algo que nosotros decidimos.
  • No podemos amar a alguien que no nos corresponde.
  • El amor se basa en la realidad.
  • El amor no es ciego..
  • Los sueños también pueden cumplirse, aunque la base del amor sea la realidad.

Lo que debemos hacer es buscar la manera de encontrar a la persona de nuestros sueños. Porque, como dice una frase, “Empezamos a amar no cuando encontramos una persona perfecta, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona imperfecta”.

Leave a comment

Your email address will not be published.