Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

7 pasos para ser más optimista

7 pasos para ser más optimista

Una persona optimista es aquella que, en cualquier situación, sabe ver el lado favorable, y mira con esperanza al futuro. Quienes son pesimistas y negativos tienden a pensar que ese estado es permanente, y esto limita enormemente su felicidad. Las personas optimistas, en cambio, ven los baches como un desafío que se puede revertir y que es pasajero, y tienden a pensar que el futuro les deparará algo bueno.

Imaginemos que un grupo de amigos planean hacer un viaje durante las vacaciones. Los optimistas se ilusionarán con la idea, pensaran que lo van a pasar genial, y cuentan los días que quedan hasta que llegue el momento del viaje. Pero si en el grupo hay una persona pesimista, pasará el tiempo pensando en los posibles contratiempos inesperados y en las incomodidades que traerá hacer el equipaje y los preparativos para esas vacaciones.

Quien es pesimista, ve siempre el vaso medio vacío y sólo piensa en los inconvenientes, debería plantearse en desarrollar una visión de la vida más positiva. Porque el optimismo es algo que todos podemos aprender.

7 consejos para ser más optimista

  • Rechazar las creencias negativas. Hay montones de dichos populares que en ocasiones se consideran ciertos debido al arraigo que tienen en nuestra cultura. Hay que descartar pensamientos como “No debo intentar destacar”, “Todas las personas mienten”, “Espera siempre lo peor” o “Siempre habrá alguien mejor”.
  • Cambiar a positivo lo que nos decimos a nosotros mismos. Los pensamientos negativos nos limitan, mientras que los positivos nos ayudan a actuar. En lugar de pensar “No lo voy a poder hacer” debemos pensar “Me va a salir bien” para poder tener emociones de tipo positivo y actuar correctamente.
  • Ser optimista, pero también realista. De nada sirve pensar que simplemente nuestra presencia será suficiente para atraer la atención del público en una conferencia. El optimismo ingenuo puede ser tan perjudicial como el pesimismo. Hay que tener un optimismo realista, y ser consciente de que cuantas menos cosas se dejen al azar, mejor saldrá todo. La suerte y el éxito llegan con la preparación.
  • Imaginar el mejor escenario posible. Si tenemos que dar una charla en público, debemos pensar en aquello que nos provoque ansiedad (cuánta gente asistirá, qué puede ocurrir durante la charla) y a continuación imaginar lo mejor que podría ocurrir (me va a salir genial, esta charla será recordada durante mucho tiempo y no van a parar de aplaudirme). A continuación, pensar el lo peor (se van a reír de mí porque me voy a quedar bloqueado sin saber qué decir) y también un punto intermedio (no voy a cometer ningún error y no se van a notar mis nervios). El objetivo es que, al imaginar lo mejor, sea más difícil pensar en lo peor.
  • Anticipar lo mejor. Hay que pensar positivamente en aquello que puede ocurrir. Si nos preguntamos “Qué cosas me van a salir bien”, “Qué cosas buenas van a pasar la próxima semana” o “Qué es lo que más desearía que pasara”, las respuestas nos harán centrarnos en pensamientos de tipo positivo.
  • Transmitir nuestra propia positividad. Tenemos que intentar contagiar nuestra felicidad, nuestros pensamientos positivos y nuestro optimismo, así como rodearnos de gente positiva y optimista.
  • No rendirse nunca. Perseverar es la mejor manera de lograr que la suerte esté con nosotros.

Leave a comment

Your email address will not be published.