Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Potencia la creatividad en 8 sencillos pasos

Potencia la creatividad en 8 sencillos pasos

La creatividad no es un don que sólo se da en unos cuantos elegidos. Es una habilidad que tenemos todas las personas pero debe potenciarse adecuadamente para que pueda destacar, y eso es lo que no todo el mundo hace.

Ver cómo somos capaces de crear algo novedoso y que es diferente a otras cosas es algo muy enriquecedor a diferentes niveles. Y no resulta complicado aprender a desarrollar la creatividad y ver cómo las ideas fluyen si se tiene dedicación, paciencia y conciencia, además de seguir algunos consejos que vienen muy bien para lograrlo.

  • Hacerlo con pasión. Cuando hacemos algo es por una razón, existe un motivo, y por ello lo que hacemos tiene que se algo que nos emocione y nos guste. No hay que olvidar aquello que nos motiva, tenemos que escucharnos a nosotros mismos y tener confianza, y hacerlo en el momento apropiado.
  • Disponer de un espacio adecuado. Cuando lo hagamos, debe ser en un lugar que sea de nuestro gusto y ordenado, disponer de un pequeño rincón en el que tengamos todo lo que nos hace falta, lo que necesitamos, y lo hagamos nuestro. Este lugar lo debemos ver siempre como algo propio.
  • Ser observador, y profundizar. Observar es la mejor herramienta para encontrar la inspiración creativa. Ya sea en un lugar público por el que pasa la gente o en la naturaleza, las personas que saben desarrollar su creatividad suelen fijarse en lo que no suele llamar la atención de las otras personas. Y una vez observado, hay que profundizar en aquello en lo que nos hemos fijado.
  • Dejar nuestra zona de confort. En ella nunca surge ni ocurre nada, es algo que no varía ni se altera. Pior eso debemos hacer todo lo posible por buscar la originalidad fuera de los límites habituales, y experimentar. Las ideas nuevas y diferentes pueden surgir en los lugares y situaciones diferentes, a los que no estamos acostumbrados. Hay que buscar una nueva perspectiva desde la que ver las cosas ya sea yendo a lugares diferentes, escuchando otros tipos de música o haciendo un viaje. Tenemos que abrir nuestra mente a aquello que es distinto, interiorizarlo, y conectarlo con nosotros mismos.
  • Mantenernos concentrados en lo que estamos haciendo. La inspiración no llega así como así, y cuando más metidos estamos en una tarea puede surgir esa chispa cuando menos lo esperamos. Así que manteniéndonos centrados en ello tendremos más posibilidades de que llegue esa idea nueva. Como decía Picasso, “que la inspiración te pille trabajando”.
  • Fijarnos en otros. No hay que tener miedo a mirar lo que hacen los demás. Nadie nace sabiéndolo todo, y siempre ayuda inspirarse echando un vistazo a obras de aquellos a los que admiramos. No estamos hablando de copias, sino aprender de aquellos a los que nos gustaría emular, fijarse en sus trabajos, tomar apuntes y buscar referencias, ideas,y esa inspiración que nos ayude a desarrollar la idea y nos aporte caminos y opciones diferentes.
  • Desbloquearnos. Si nos hemos quedado atascados en un punto no debemos pensar en tirar la toalla, o frustrarnos. Lo recomendable es parar y desconectar dando un paseo, haciendo ejercicio, leyendo o escuchando música. La mente también tiene que descansar, y tomando un respiro en lugar de obsesionarnos tendremos más posibilidades de encontrar la solución.
  • Compartir lo que hacemos. El proceso creativo es algo propio de cada uno, pero es muy recomendable compartir lo que estamos haciendo, expresarnos y comunicarnos. No hay que temer a lo que otros puedan pensar o decir, y tenemos que tener valor para exponer lo que creamos. Toda crítica, sea positiva o negativa, nos ayuda a progresar y a hacerlo mejor. Por eso es muy importante sentir que nos expresamos pero hacerlo con paciencia, explorando, sin venirnos abajo y sin miedo a fracasar.

Leave a comment

Your email address will not be published.