Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Un amigo me ha decepcionado. ¿Qué puedo hacer?

Un amigo me ha decepcionado. ¿Qué puedo hacer?

Las decepciones pueden ser de diferentes tipos. Las hay que se producen por circunstancias como pueden ser perder el trabajo, no lograr un éxito deportivo, y las hay que tienen que ver con las personas, como cuando nos sentimos traicionados por un familiar o rompemos con nuestra pareja.

Y también, entre las decepciones personales, están las que surgen de la amistad, cuando existe un desencuentro que rompe la relación ante la incapacidad de una de las partes de hacer frente al sentimiento de desengaño. Personas que no se han ganado nuestro respeto o no han hecho mucho por ganárselo, amigos que cuentan algo muy íntimo de nosotros a personas que no tienen por qué saberlo. Perder una amistad causa una gran decepción y es doloroso, pero nos ayuda a aprender en quién podemos confiar y a quién debemos entregarnos.

También existen las situaciones en las que sentimos la decepción porque hemos dado a nuestro amigo más de lo que nos ha dado a nosotros y nos terminamos cansando, o nuestro amigo nos utiliza e infravalora. cuando esto ocurre, la decisión la toma uno mismo porque no podemos esperar que el otro nos valore de una manera en que nunca lo ha hecho.

Hay personas que piensan que sólo hay que luchar por las relaciones de pareja, pero esto es un error. En la amistad también hay que dar y recibir, ser paciente y luchar. Pero esto es cosa de dos, al igual que en las relaciones amorosas, y si es sólo uno el que hace el esfuerzo, hay que plantearse si vale la pena seguir apostando por una persona que sólo piensa en sí misma.

Como se suele decir, los verdaderos amigos se pueden contar con los dedos de una mano. Y cuando una persona no tiene coherencia entre lo que piensa y lo que dice o hace, antes o después ese comportamiento provoca frustración en la otra parte.

Pero no hay que caer en el error de querer hacer que esa persona cambie. Debe ser ella misma la que tome consciencia de las cosas y luche por mantener la amistad. Una ruptura sentimental duele, pero una amistad perdida puede ser mucho más dolorosa que el mal de amores.

Leave a comment

Your email address will not be published.