Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Cómo evitar conflictos en Navidad

Cómo evitar conflictos en Navidad

Las Navidades siempre están asociadas a diversión, alegría, reencuentros y celebraciones. Pero, en ocasiones, también suponen conflictos personales y familiares para algunas personas. La manera en que se vive la Navidad varía según las experiencias y la cultura, y los tiempos de crisis e incertidumbre de los últimos años también han afectado a familias que han tenido que recortar gastos, a personas en situación de desempleo o a otras que piensan en su futuro laboral con preocupación.

Eso hace que las navidades se añadan a la ansiedad que habitualmente sienten algunas personas, especialmente cuando ciertos aspectos del día a día les provocan estrés. Pero también podemos tomarnos las navidades como unas vacaciones que beneficien a nuestro bienestar mental si seguimos ciertos consejos.

Conflictos habituales en las Navidades
Dado el carácter festivo de estas fechas, los conflictos que suelen ocurrir durante las Navidades suelen ser de tipo familiar.

  • Tensión en la pareja. Estas fechas hacen que pasemos más tiempo con la persona que vive con nosotros, y eso hace que haya más probabilidades de que surjan roces.
  • Rivalidad familiar. Al ser días en los que también pasamos más tiempo con nuestros parientes, los conflictos del pasado pueden salir a flote y hacer que recordemos esos roces que parecían olvidados. La rivalidad entre los hermanos, los problemas relacionados con las herencias o los rencores del pasado pueden resucitar ayudados por la carga emocional que provoca el reunirnos con los familiares.
  • La organización de las celebraciones. Probablemente el principal motivo de disputa en estas fechas, cuando hay que decidir si se van a pasar en familia o viajando, en un área rural o en una ciudad, las invitaciones, los regalos y el domicilio donde se hará la celebración.
  • Conflictos de carácter personal. Este tipo de conflictos puede aparecer tan fácilmente como los de tipo familiar. Nos damos cuenta de que el tiempo vuela y un año pasa rápido, y lo mismo sucede con nuestra existencia. Esto puede provocar la aparición de depresión, ansiedad o estrés.

Consejos para combatir el estrés en Navidades

  • Tener expectativas realistas. Nada ni nadie es perfecto, y por tanto la Navidad tampoco. Los medios de comunicación y la publicidad nos bombardean con escenas de felicidad y alegría cuyo fin es hacernos comprar de manera compulsiva. Y si hay algo que a menudo sale mal son algunos de los regalos que quieren nuestros hijos. Hay que ser realistas y si algo de lo que quieren se sale de nuestro presupuesto, hacerles entender que un regalo más caro no significa quererles más.
  • Dedicar tiempo a uno mismo. Durante estas fechas surgen una cantidad de actividades sociales que pueden presionar y abrumar a cualquiera. Nunca está de más aislarse un poco y hacer algo que nos guste como pasear, ver una película o leer un libro, actividades que nos alejan del consumismo propio de estas fiestas y que ayudan a conectar con uno mismo.
  • Tener claro lo que es importante. A veces el bombardeo publicitario hace que olvidemos el significado de estas fechas. Al igual que ocurre con los regalos, el preparar una cena de Nochebuena más cara no mejora las relaciones personales o familiares. Por el contrario, esto puede provocar un estrés mayor al tener que hacer frente a unos gastos mayores. La esencia de estas celebraciones son el descanso a nivel emocional y personal.
  • Apoyarnos en quienes nos importan. Si algo nos supera o nos abruma no debemos guardarlo dentro, sino hablarlo con nuestros amigos o con la familia. Esto ayudará a que identifiquemos los problemas y sepamos encontrar la solución que más beneficie a nuestro bienestar emocional.

Leave a comment

Your email address will not be published.