Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Síndrome de Peter Pan: Cómo es y cómo tratarlo

Síndrome de Peter Pan: Cómo es y cómo tratarlo

El Síndrome de Peter Pan es un trastorno que padecen los sujetos que en edad adulta continúan comportándose y actuando como niños, sin asumir ninguna responsabilidad en sus actos. Vienen a ser personas que no quieren crecer, y que se caracterizan por una inmadurez emocional muy marcada, reforzada además por la inseguridad y el miedo al rechazo.

El nombre del síndrome tiene su origen, como cualquiera puede adivinar, por el personaje de literatura infantil del mismo nombre. La primera persona que utilizó el nombre de Peter Pan para explicar un problema emocional fue el psiquiatra Eric Berne en el año 1966, relacionándolo con el niño que toda persona adulta lleva dentro. Pero fue en 1983 cuando el psicólogo estadounidense Dan Kiley acuñó el nombre del síndrome.

Sintomatología
El principal síntoma de este síndrome es el continuar comportándose como un niño a pesar de haber llegado a los treinta años o incluso a la cuarentena. Estas personas aparentan seguridad y llegar incluso a ser arrogantes, pero no es más que una máscara tras la cual se disfrazan sus indecisiones y sus inseguridades. Su incapacidad para crecer hace que mientan y utilicen excusas para tratar de disimularlo, y es habitual verles hablar de grandes negocios y proyectos, relaciones amorosas extraordinarias, que no son más que fantasías para evadirse de sus responsabilidades y culpar a los demás de aquello negativo que ocurre en sus vidas.

Otros síntomas del síndrome de Peter Pan son los siguientes:

  • Temor a la soledad.
  • No tienen problemas en pedir, criticar y recibir pero no tienen intención de dar nada o hacer nada por sí mismos.
  • Baja autoestima y excesiva inseguridad.
  • Evitan cualquier compromiso porque lo consideran un obstáculo para su libertad.
  • Se centran en sí mismos y sus problemas, sin preocuparse por lo que les ocurre a los demás
  • Insatisfacción permanente, sin dar ningún paso para solucionar su situación. O lo que es lo mismo: lo quieren todo pero no quieren hacer ningún esfuerzo para conseguirlo.
  • No asumen ninguna responsabilidad en sus actos y son los demás quienes deben hacerlo por ellos.

Por regla general estos problemas suelen comenzar en la niñez ante una carencia de afecto. Cuando crece, el sujeto sigue sintiéndose desprotegido y con angustia ante los desconocido. Todo esto hace que la persona que sufre el síndrome necesite tener a alguien cerca para satisfacer sus necesidades, un papel que suele desempeñar la pareja, el hermano mayor o los padres. Se sienten continuamente incomprendidos, y al tener tendencia a culpar de todo a los demás es especialmente difícil que tomen conciencia de su problema.

Cómo plantarle cara
La mejor manera de ayudar a una persona con síndrome de Peter Pan es hacer que se enfrenten a la realidad y se responsabilicen de las consecuencias de sus decisiones y su comportamiento. Frente a sus lamentos y quejas, en lugar de asumir por ellos el esfuerzo de cambiar la situación hay que motivarles a que den pasos proactivos para cambiarlo.

Todo el mundo tiene un niño dentro, y pretender eliminarlo por completo sería insensato. Pero ese niño no debe impedirnos madurar, asumir responsabilidades y convertirnos en adultos.

Leave a comment

Your email address will not be published.