Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Saber desconectar para disfrutar las vacaciones

Saber desconectar para disfrutar las vacaciones

Con la llegada del verano, para muchos llegan las vacaciones. Pero ¿para qué sirven?. También es necesario saber cómo desconectar realmente, y si es mejor tomarse un periodo largo de vacaciones, o varios periodos cortos.

Lo primero que se debe tener muy claro es que las vacaciones sí son de verdad necesarias. Y si eres de esas personas que no son capaces de desconectar, hazte a la idea de que tienes obligatoriamente que hacerlo. Y si puedes elegir, tómate varios periodos cortos pero frecuentes de vacaciones durante el año. Según el profesor del Coaching Park Royal Hospital de París Pierre Delbarre, es necesario por imperativos biológicos tomarse dos o tres periodos de vacaciones, cada uno de entre 8 y 10 días, durante el año.

Beneficios de las vacaciones
Según los psicólogos y especialistas de la salud, los periodos de vacaciones, alejados del trabajo y la rutina, sirven para:

  • Potenciar la creatividad. Disfrutar de más tiempo para tí mismo hace que observes más los paisajes y seas más contemplativo, ya que le exiges menos a la mente y le resulta más fácil funcionar de manera distinta. Esto ayuda a que veas las cosas desde una nueva perspectiva.
  • Disminuir el estrés. Disfrutar de unas vacaciones activas te ayudará a reducir el estrés físico y mental. Cuando haces algo fuera de lo corriente que incluye realizar esfuerzo físico, como el trekking o el rappel, no sólo te diviertes sino que además la energía se concentra en el cuerpo y la mente se relaja.
  • Mejorar el rendimiento al volver al trabajo. Pasar las vacaciones descansando, desconectando y siendo creativo hace que vuelvas al trabajo en mejores condiciones, y los resultados laborales mejoran.

Es importante improvisar
Está muy bien que planifiques tu tiempo de vacaciones, prepares excursiones y organices actividades, y que disfrutes de unas vacaciones activas. Pero también es importante que improvises y descanses. No hace falta planificar toda la actividad del día, ni obligarte a tí mismo a disfrutar. Hay que dejar lugar para las sorpresas, los cambios de planes e incluso para aburrirse de vez en cuando.

No vuelvas a la rutina de golpe
Si has tenido unas vacaciones largas, tómate la última semana para ir ajustando los horarios a los de la vida laboral. Puedes empezar a conectar poco a poco haciendo alguna de las actividades de tu vida cotidiana, para que la vuelta al trabajo no sea tan brusca y no sufras síntomas de síndromes post vacacionales como depresión o ansiedad.

Leave a comment

Your email address will not be published.