Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

El calor excesivo en verano nos vuelve irritables

El calor excesivo en verano nos vuelve irritables

Las altas temperaturas veraniegas tienen como consecuencia estrés, ansiedad, irritabilidad y cansancio, según explica Amable Cima, profesor de psicología de la Universidad CEU San Pablo. “Generalmente, la mayoría de las personas se pueden adaptar al clima en el que viven. El problema llega cuando se cambia abruptamente de un clima frío a otro de clima caliente”.

Ese cambio brusco en la temperatura afecta a nivel psicológico a las personas y les hace sentirse más incómodas, provocando síntomas como camsancio y cambios en la tensión arterial.

Pero los cambios más habituales, para el experto, son los que se dan a nivel psicológico. “Cuando una persona se encuentra con un cambio de temperatura, de menor a mayor, se suelen desarrollar los típicos síntomas de la ansiedad. Se encuentra más agresiva e irritable, más incómoda físicamente y más inquieta, con dificultades para concentrarse. De alguna manera, se siente disminuida psicológicamente”.

Cambios de humor
Los efectos psicológicos del cambio de temperatura no ocurren en la situación inversa, cuando se pasa de un calor extremo a una temperatura más templada, ya que según Cima lo que se produce entonces es una relajación en el individuo. No obstante, indica que esto es así sólo si hablamos de la temperatura, dado que en cuanto a la presencia de luz solar, las personas que viven en lugares donde la luz solar es menor (como por ejemplo el Norte de Europa) tienen un índice de problemas depresivos mayor. Eso hace que cuando estas personas se encuentran en regiones con más luz solar se sientan mejor.

Esto hace que se produzca un efecto por contraposición: Cuando pasan de una región más iluminada a otra con muy poca luz solar, se sienten más afectados por la ausencia de luz y por la duración más corta de los días, lo que provoca dificultad para sentir alegría y la aparición de síntomas depresivos.

Finalmente, para prevenir los efectos de las altas temperaturas Cima aconseja beber mucho líquido para evitar la deshidratación, tomarse las cosas con más calma para no desarrollar conductas de mayor agresividad, evitar exponerse directamente al sol y salir en las horas menos calurosas del día.

Leave a comment

Your email address will not be published.