Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Los complejos más comunes

Los complejos más comunes

Los complejos son muy variados, y los hay de todo tipo. Algunos son raros y muy poco conocidos, mientras que otros afectan a un gran número de personas y por tanto casi todos los conocemos. Algunos de los complejos psicológicos y físicos son los más comunes. Vamos a verlos:

Complejo de inferioridad.
Dentro de los complejos psicológicos, este es uno de los más conocidos. El sujeto se siente poca cosa, se ve inferior a los demás y considera que es poco valioso.

Complejo de superioridad
Otro de los grandes conocidos. Aunque parece lo contrario al complejo de inferioridad, los dos proceden de la baja autoestima. Pero en el caso de las personas con este complejo, lo que se intenta es enmascarar la sensación de inferioridad mediante una falsa imagen de superioridad.

Complejo de Peter Pan
Las personas que lo padecen son adultos que no quieren madurar y aceptar responsabilidades. Este complejo puede llegar a arruinar sus vidas.

Complejo de Cenicienta
Este complejo hace que las mujeres se marquen como objetivo encontrar un buen marido que cuide de ellas y les haga sentirse seguras, perdiendo toda su independencia.

Complejo de Edipo
En el complejo de Edipo el hijo varón desarrolla una total preferencia por su padre, amándola incondicionalmente y estableciendo un vínculo en el que se deja de lado al padre.

Complejo de Electra
Similar al complejo de Edipo, pero con diferentes “protagonistas”. en el complejo de Electra la relación se establece entre el padre y la hija, y la madre apenas tiene relevancia.

Complejo de Otelo
Este es un complejo muy común en las relaciones sentimentales en las que alguno de sus miembros es una persona insegura. Por ello, padece unos celos enfermizos y sospecha que su pareja le es infiel.

Complejos físicos
Un buen número de los complejos más frecuentes son los relacionados con la apariencia física del sujeto. Entre ellos podemos reconocer el complejo por el tamaño del pecho, por la estatura, por la forma de la nariz o el complejo que padecen las personas con sobrepeso.

Leave a comment

Your email address will not be published.