Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Trastorno por evitación: Cómo identificarlo

Trastorno por evitación: Cómo identificarlo

El trastorno de la personalidad por evitación hace que las personas que lo sufren se sientan inadecuadas socialmente y extremadamente sensibles a las evaluaciones negativas. Esto hace que traten de evitar el contracto con otros porque temen ser rechazados. Este trastorno tiene ciertas semejanzas con la fobia social, pero en esta última se evitan situaciones sociales pero no las relaciones estrechas. En cambio, en el trastorno por evitación se evita cualquier clase de interacción social, y el miedo al rechazo es más fuerte que el deseo de acercarse a otras personas.

Hay algunas características que ayudan a identificar si una persona tiene trastorno por evitación:

  • Intenta evitar las situaciones, actividades y trabajos que requieren contacto personal (debido a su miedo a la crítica y al rechazo). Esto hace que incluso lleguen a rechazar ofertas de trabajo.
  • Su vida suele ser muy rutinaria, y suele limitarse a estar en casa. No participan en actividades sociales que impliquen contacto con otras personas. Prefieren la comodidad y la tranquilidad de lo conocido antes que enfrentarse a una situación desconocida.
  • Sus relaciones se limitan a la familia y, fuera del ámbito familiar, a un amigo. Al temer ser rechazados, les resulta difícil conocer gente nueva y hacer nuevas amistades. Sólo cuando están seguros de que no van a ser criticados o rechazados deciden establecer una relación.
  • Se sienten mal emocionalmente ante la desaprobación y la crítica, e incluso una broma puede hacer que se sientan heridos. Esto hace que prefieran la soledad, donde el riesgo de ser criticados no existe.
  • Las relaciones de pareja que tienen son limitadas, dado que sólo pueden estar con alguien cuando tienen la seguridad de que el sentimiento es mutuo y se les acepta acríticamente.
  • Tienen una baja autoestima porque se sienten inferiores a los demás, poco interesantes, socialmente inadecuados, y aburridos. Temen ser consultados sobre algún tema porque creen que no sabrán qué responder o que dirán algo que sea motivo de burla. Así mismo, se consideran ignorantes para responder a determinadas cuestiones.
  • No se involucran en situaciones nuevas para no asumir riesgos, y suelen exagerar las situaciones cotidianas. Esto les aísla y hace que su estilo de vida sea cada vez más restrictivo.

Leave a comment

Your email address will not be published.