Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Qué es la hipocondría y cómo superarla

Qué es la hipocondría y cómo superarla

La hipocondría es una preocupación intensa, unida a un gran temor, a sufrir una enfermedad. Las personas afectadas por este trastorno interpretan cualquier síntoma o cambio en el cuerpo, por pequeño que sea, como una señal clara de que van a contraer esa enfermedad.

Algunas de las características de la hipocondría son las siguientes:

– Un estado de alerta constante ante cualquier síntoma o signo identificativo de una enfermedad.
– Temor y angustia constantes al creer que van a padecer una enfermedad.
– Agotamiento y problemas causados por un temor infundado.

La hipocondría es un concepto de grado. Esto significa que el grado con el que se vive el problema es lo que identifica a las personas que la padecen. Todas las personas sienten preocupación por su salud, los síntomas de las dolencias y la recuperación tras haber pasado por una enfermedad. Pero la mayoría de nosotros sabemos convivir con esta preocupación y controlarla, mientras que en el caso de las personas hipocondríacas las preocupaciones son las que les dominan a ellos, y eso hace que no puedan llevar una vida normal.

Cómo se origina
Al igual que ocurre con muchos otros trastornos psicológicos, no hay causas exactas que provocan la hipocondría, sino que existen una serie de factores que pueden provocar su aparición. Entre ellos, los más importantes son:

  • Enfermedad crónica o muerte de alguien cercano.
  • Errores médicos que han dejado huella en la persona o en algún ser querido.
  • Haber crecido en un ambiente en el que se hablaba de manera habitual sobre enfermedades.
  • Enfermedades o trastornos padecidos durante la niñez.
  • Autoestima baja.

Consejos para sobrellevarla
El consejo más importante a la hora de tratar con la hipocondría es buscar ayuda especializada si resulta incapacitante. Un psicólogo puede realizar una evaluación y determinar la manera de intervenir, que suele realizarse enseñando conductas para poder afrontar la sintomatología, y reestructurando cognitivamente los pensamientos.

La ansiedad que se experimenta genera estrés, y este estrés hace que las defensas del cuerpo sean bajas, propiciando la aparición de enfermedades que la persona hipocondríaca utiliza como una confirmación de los temores, lo que alimenta aún más la hipocondría. Es una espiral de la que hay que aprender a salir, ayudando al paciente a ser consciente de la irracionalidad de sus pensamientos negativos y sus temores. Así, será capaz de ver que las posibilidades reales de sufrir una enfermedad son menores de lo que imagina.

Cuando aparece la preocupación es bueno distraerse con actividades que resulten entretenidas y que ayuden a no pensar en otras cosas. Esto mitiga la preocupación o evita, al menos, que aumente. Al hacerlo, es recomendable evitar lecturas, programas de TV/radio o conversaciones en las que se hable sobre la salud, ya que pueden propiciar la aparición de pensamientos y preocupaciones.

Así mismo, Internet es un problema para quienes padecen hipocondría, pues al ser una fuente de información disponible en todo momento y al alcance de cualquiera, se tiende a buscar síntomas y tratamientos. Y si no se tiene cuidado se puede utilizar información falsa que puede resultar perjudicial. No hay que olvidar que las personas hipocondríacas buscan información que confirme sus sospechas, no la que las descarta. Por eso no conviene intentar buscarlas en Internet.

Leave a comment

Your email address will not be published.