Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

La verdad de los presentimientos

La verdad de los presentimientos

Prácticamente todo el mundo ha tenido alguna vez un presentimiento, ha sentido que algo iba a ocurrir. Pero ¿hay algo de verdad en ellos, o no son más que imaginaciones? Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Northwestern University, es un fenómeno que puede existir en realidad. Para ello realizaron un análisis de 26 estudios diferentes que se publicaron entre el año 1978 y y el 2012.

La ciencia afirma que, claramente, la mente inconsciente sabe más de lo que sabe la mente consciente. De esta manera, nuestro inconsciente puede saber que se nos ha arrojado un objeto antes de que nosotros mismos seamos conscientes de ello. Lo que no se tenía tan claro era que una persona pudiera llevar a cabo lo que llamaríamos predecir el futuro sin que exista previamente una señal que nos alerte de que algo puede ocurrir.

Pongamos como ejemplo una persona que durante su jornada de trabajo se pone a jugar a un videojuego, utilizando auriculares. En estas circunstancias, no puede escuchar a su jefe si se acerca. Pero de acuerdo con Julia Mossbridge, directora del estudio, “el análisis sugiere que si una persona está sintonizada con su cuerpo, podría ser capaz de detectar cambios anticipatorios entre 2 y 10 segundos antes de cerrar el videojuego. Incluso podría abrir la hoja de cálculo con la que se supone tendría que estar trabajando, e incluso con suerte haber hecho todo eso antes de que el jefe entre en la habitación”.

Aunque esto no significa que el equipo de Mossbridge crea que la gente puede realmente predecir el futuro. Ellos lo definen como actividad anticipatoria anómala. Mossbridge explica el por qué: “Para los científicos, el fenómeno es anómalo porque la comprensión actual del funcionamiento biológico no puede explicarlo, aunque según ciertas a explicaciones relacionadas con descubrimientos recientes de biología cuántica podría tener sentido. Es anticipatorio porque parece predecir cambios fisiológicos futuros como respuesta a un evento de importancia sin que haya una señal previa. Y es una actividad porque consiste en cambios que se experimentan en la piel, el sistema nervioso y el cardiopulmonar”.

Así que podríamos decir que debemos aumentar nuestra capacidad de actividad anticipatoria, trabajando en la sintonía con nuestro cuerpo, para poder llegar a detectar esas señales y que no nos pillen la próxima vez que pongamos un juego.

Leave a comment

Your email address will not be published.