Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

El miedo al compromiso

El miedo al compromiso

 

Imagen15
 

 

Sentir miedo en principio no es malo. El problema es cuando éste forja en nosotros grandes barreras que nos impiden crecer, como pueden ser el miedo al compromiso, el miedo a relacionarnos con la gente, etcétera. El miedo en sí mismo es uno de los sentimientos más primitivos que tenemos. Entendido de una forma equilibrada y reguladora, podemos decir también que es una manera de preparar a nuestro cuerpo y cerebro ante una situación que intuimos peligrosa. En este caso podríamos decir que está justificado sentir miedo, es un miedo racional. Gracias a este miedo podemos anticiparnos ante unasituación de peligro y elaborar previamente
una respuesta.

¿Qué hay detrás del miedo al compromiso?

La persona miedosa se ha creado a su alrededor una especie de caparazón que le resulta confortable. No quiere salir de ahí ni por asomo. Salir supone situarse en una zona que no controla, desastibilizadora para ella. Cuando sentimos miedo es porque percibimos peligrar esa torre de marfil imaginaria en la que vivimos. Nuestra seguridad se desmorona ante un acontecimiento nuevo (comenzar una relación de pareja, sentir que ya nuestro tiempo no será sólo nuestro sino que pasará a ser parte esa persona especial, etcétera).

El miedo nos hace cuestionarnos qué podemos hacer ante esas nuevas circunstancias que se nos presentan. Nos replanteamos los mecanismos que están en nuestro alcance para afrontar lo desconocido.

En conclusión, vemos que tras esos miedos irracionales se esconden un nudo de inseguridades.

¿Qué caracteriza a las personas miedosas?

1-. Las personas miedosas tienen grandes dificultades a la hora de tomar decisiones que tienen que ver con su vida personal. Todo lo que implique poner un pie fuera de su castillito de marfil les genera mucha incertidumbre e inmovilismo.

2-. Otros rasgos muy común en este tipo de personalidades es que quieren sentir en todo momento que poseen el control de todo su entorno y y lo que se produce en él.

3-. A este tipo de personas también les resulta muy difícil exteriorizar sus emociones, lo cual les genera aún más nerviosismo y confusión.

Digamos que estos son los rasgos esenciales de las personas que sufren un miedo terrible al comrpomiso.

¿Cómo podemos hacer frente al miedo?

Admitiendo que nuestros miedos son irracionales y nos limitan en nuestras relaciones sociales. Es un paso muy grande para comenzar a desterrar el miedo al compromiso  y, dar así, ese salto de gigantes que nos libere.

Podría expresar un sinfín de recetas pero no considero que sea muy efectivo. La clave para que se produzca ese cambio en nosotros se encuentra en querer cambiar y acoger transformar ese miedo en nuestro motivo de impulso.

 

Desde Psicólogos Las Rozas y su equipo humano y profesional, estamos a tu disposición para poder ofrecerte nuestro apoyo en ese camino. ¡No dudes en visitarnos!

Leave a comment

Your email address will not be published.