Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Verdades y mentiras acerca de la hipnosis

Verdades y mentiras acerca de la hipnosis

La hipnosis es una técnica de sugestión que utilizan los profesionales de la salud que, combinada con otras técnicas, ayuda a la recuperación del paciente. La hipnosis no es en ningún caso una terapia ni la reemplaza, ya que no trata ni cura ninguna patología.

Todos hemos visto películas, espectáculos o hemos leído historias en las que el hipnotizador toma el control de su víctima para hacerle cometer algún acto en contra de su voluntad, algo que está más relacionado con lo paranormal y el ocultismo que con la ciencia. Nada más lejos de la realidad. Una persona sometida a hipnosis no pierde ni la conciencia ni su voluntad, y no cae bajo el control de quien utiliza la hipnosis. Lo que vemos en los espectáculos no es más que una representación.

La hipnosis, sobre todo, está ligada a la psicología clínica y a su aplicación dentro del campo de la salud. Forma parte del abanico de técnicas para la mejora de los pacientes.

Tipos de hipnosis
Hay diferentes tipos de hipnosis:

  • En la que el objetivo es mejorar la concentración, como por ejemplo a la hora de hacer un examen. El registro fisiológico en este tipo de hipnosis es el mismo que en estado de vigilia.
  • En la que se busca lograr la relajación, como a la hora de tratar fobias. En este caso, el estado fisiológico se encuentra entre el sueño y la vigilia.

En la hipnosis ericksoniana se busca potenciar los recursos internos que ya tiene el paciente, de manera que sea capaz de solucionar problemas por si mismo, o con el fin de potenciar el aprendizaje. Esta es una hipnosis sin trance.

En la relajación progresiva de Jacobson, al igual que en el entrenamiento autógeno de Schultz, lo que se lleva a cabo es un entrenamiento autógeno muy similar a la hipnosis conocido como autohipnosis.

El entrenamiento autógeno, la relajación y la meditación se basan en los mismos principios. Toda relajación es una autorelajacion, y toda hipnosis es una autohipnosis. El profesional le da al paciente una serie instrucciones, pero es el paciente el que se las repite a si mismo, de manera que se autosugestiona y llega al estado objetivo.

En cuanto a la hipnosis regresiva, cuyo fin es la aparición de un recuerdo que ha sido olvidado, su aplicación no es inmediata ya que requiere entrenamiento previo del paciente. Hay una tendencia a creer que se recuerda todo, y esto es erróneo. Únicamente se potencia que el recuerdo salga. Lo que sí que es cierto es que, por ejemplo, en la hipnosis regresiva se puede asumir el rol de un niño de 10 años.

Aplicación clínica de la hipnosis
Algunos de los ejemplos de aplicación de la hipnosis en el ámbito de la salud son:

  • Un dentista puede utilizar la hipnosis para que el paciente controle el dolor.
  • Controlar los efectos de las fobias. En este aspecto la hipnosis ha demostrado tener un alto índice de efectividad.
  • Puede utilizarse para controlar el brusismo, ese rechinar de dientes nocturno que se realiza de manera inconsciente.
  • Tratar la obesidad y dejar de fumar. Cada vez es más habitual utilizar la hipnosis en estos casos.

Leave a comment

Your email address will not be published.