Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

La dependencia emocional

La dependencia emocional

Imagen7

 

¿Conoces eso de dependencia emocional ? ¿Crees que necesitas a esa media naranja para ser feliz? 

Si has contestado afirmativamente a estas dos cuestiones, replantéate la posibilidad de que seas una persona emocionalmente dependiente. Pero no te preocupes, porque de esto también se sale. Reconocerlo y querer cambiar este aspecto de tu carácter es el primer paso para comenzar a pensarte como un ser autosuficiente, capaz de crear por ti misma las condiciones adecuadas para que tu felicidad llegue. Si te sirve de consuelo, no eres la única/o, sino miles las personas que hubieran contestado que sí a estas cuestiones. Pero la responsabilidad de este tipo de creencias tan nocivas no está en nosotros, sino en la cantidad de mensajes basura que recibimos a través de las películas, libros carteles y demás medios de comunicación que hacen que esa idea de desamparo emocional se forje en nuestro inconsciente, convirtiéndose así en el motivo central de nuestras acciones en pareja. Esto es un autentico peligro para nosotros mismos y para nuestra pareja, que es quien recibe toda esa carga de responsabilidad y culpabilidad si en algún momento decice, por razones justificadas, dejarnos. Es muy duro aguantar el peso que supone ser pareja de un dependiente emocional.

¿Por qué esta dependencia emocional?

La dependencia emocional surge cuando nuestra autoestima se encuentra dañada. Por una serie de razones personales arrastradas del pasado, por nuevas circunstancias que marcan nuestro presente, sea por lo que sea, nos sentimos pequeños. Esta baja autoestima nos hace sentirnos seres no merecedores del cariño que nuestra pareja nos profesa. Es por ello que su amor se nos presenta como remedio ante nuestras carencias.

¿De dónde surge la dependencia emocional?

Aparte de lo dicho ya, la cultura y el pensamiento de una época imprimen este tipo de ideas en nuestro subconsciente. A poco que nos paremos a pensar acerca de las películas de Walt Disney podemos darnos cuenta de todo el daño emocional que nos han causado. No hay principitos azules que sostengan nuestra nos proporcionen amor y llenen nuestras carencias. No necesitamos el beso de nadie para despertarnos, hablando metafóricamente.
También el entorno familiar tiene mucho que decir al respecto (una madre machista, una educación patriarcal…).

Posibles soluciones

La única regla que considero que puede servirnos para comenzar a responsabilizarnos de este sentimiento de desvalido es: “No esperes que otro/a te quiera. Aprende a quererte de manera sana para poder
ser feliz contigo primero, y con los demás después”.

Si crees que desde Psicólogo Las Rozas podemos ayudarte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Leave a comment

Your email address will not be published.