Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Los beneficios de tener un animal de compañía

Los beneficios de tener un animal de compañía

Perros, gatos, peces, tortugas, pájaros… los tipos de mascotas que ocupan un lugar especial en la vida de muchas personas son innumerables. Tener un animal de compañía es algo que va más allá de un juego o un capricho, ya que al estar a cargo de un ser vivo adquirimos responsabilidades que producen efectos tanto en nosotros mismos como en las demás personas que conviven en el mismo hogar.

Entre estos efectos hay beneficios psicológicos muy importantes que nos aportan las mascotas. El Dr. Allen R. McConnell, de la Universidad de Miami en Ohio, realizó un estudio comparando a diferentes personas que tenían mascotas con otras que no las tenían. Los resultados demostraron que las personas que tenían animales de compañía disfrutaban de una mejor aptitud física y una autoestima más alta, así como ser menos temerosas, más extrovertidas y concienzudas, además de sentirse menos preocupadas y menos solitarias.

A nivel general, tener una mascota nos aporta varios beneficios emocionales y psicológicos.

  • Hábitos de cuidado. Tener un ser vivo a nuestro cargo supone una responsabilidad que nos lleva a ser más atento y reflexivo con el animal que tenemos que alimentar, limpiar y cuidar.
  • Sentimientos positivos. Las mascotas nos ayudan a ser más comunicativos y abiertos. Esto hace que mejore nuestro carácter, así como las relaciones con otras personas.
  • Menos ansiedad y estrés. Jugar con nuestro animal de compañía o salir a pasear con un perro ayuda a aliviar tensiones y a desconectar
  • Mejor estado de ánimo. Las actividades realizadas con la mascota, sobre todo jugar, nos hace pasar un rato agradable y sonreír, mejorando el estado de ánimo. Incluso en ocasiones, tras verles hacer alguna actividad graciosa, nos hacen soltar una carcajada.
  • Adquirir responsabilidad y planificación. Los niños que tienen una mascota aprenden a ser responsables al tener que hacerse cargo de ella, además de a planificar actividades al tener que pensar en limpiar una jaula, sacar la mascota a pasear o decidir que es hora de jugar con ella. Esta responsabilidad adquirida se generaliza con el tiempo a otras actividades de la vida cotidiana.
  • Sensación de compañía. Las mascotas son una fuente constante de afecto, y su simple presencia elimina la sensación de soledad. Este aspecto es muy importante en las personas mayores que viven solas, o en parejas sin hijos o cuyos hijos ya no viven en el domicilio familiar.
  • Seguridad. Si una persona vive sola, contar con una mascota en ocasiones aporta un ambiente más seguro, haciendo más fácil que podamos relajarnos.

Leave a comment

Your email address will not be published.