Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosenlasrozas@gmail.com

Cómo se clasifican los trastornos de la personalidad

Cómo se clasifican los trastornos de la personalidad

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, conocido como DSM-IV, define el trastorno de la personalidad como un patrón inflexible y permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta por completo de las expectativas de la cultura de la persona que lo sufre. Los trastornos de personalidad suelen comenzar en la adolescencia o a principios de la edad adulta. Posteriormente permanecen estables a lo largo del tiempo, y causan perjuicios y malestar en el sujeto.

El mismo DSM-IV reúne los diferentes trastornos de la personalidad en tres grupos, basados en las similitudes entre ellos.

Trastornos de personalidad del grupo A
Este grupo engloba a las personas que suelen parecer raras o excéntricas. En ellos encontramos los trastornos paranoide, esquizoide y esquizotípico.

  • El trastorno paranoide produce suspicacia y desconfianza en el sujeto, provocando una interpretación maliciosa de las intenciones y actos de los demás.
  • El trastorno esquizoide provoca la desconexión de las relaciones sociales, así como una restricción en las expresiones emocionales.
  • En el trastorno esquizotípico el patrón es un malestar intenso en las distorsiones cognoscitivas o perceptivas, así como en las relaciones interpersonales, y comportamientos excéntricos.

Trastornos de personalidad del grupo B
En el grupo B de los trastornos de personalidad, los sujetos tienden hacia la emotividad, la inestabilidad o el dramatismo. En este grupo encontramos los trastornos antisocial, límite, histriónico y narcisista.

  • El trastorno antisocial provoca un comportamiento caracterizado por la violación y el desprecio de los derechos de las otras personas.
  • El trastorno límite provoca impulsividad, así como inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen y el estado de ánimo.
  • En el trastorno histriónico, el sujeto sufre una excesiva emotividad y necesidad de atención, además de ser manipulador, superficial y egocéntrica, con tendencia a la hipocresía.
  • El trastorno narcisista hace que la persona que lo sufre tenga falta de empatía hacia los demás, además de necesidad de admiración y sentimiento de grandiosidad.

Trastornos de personalidad del grupo C
En este último grupo encontramos los trastornos que afectan a personas que suelen parecer temerosas o ansiosas. Los trastornos aquí englobados son los de evitación, dependencia y obsesivo-compulsivo.

  • En el trastorno por evitación el sujeto tiende a la evaluación negativa, la hipersensibilidad, así como al sentimiento de incompetencia, que le llevan a la inhibición social.
  • El trastorno por dependencia provoca un comportamiento sumiso, con tendencia a la necesidad de ser cuidado y a la toma de decisiones por parte de otros para no tener que tomarlas el sujeto.
  • Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo buscan por encima de todo el control, el perfeccionismo y el orden.

Trastorno no especificado
Por último, existe lo que se llama trastorno de la personalidad no especificado, que es un trastorno en el que aparecen los criterios generales para un trastorno de la personalidad, además de incluir características de diferentes trastornos, pero o bien no llegan a cumplir los criterios específicos de ninguno de los trastornos mencionados o se cumplen los criterios para un trastorno que no se encuentra incluido en los grupos anteriores.

Leave a comment

Your email address will not be published.